sábado, 2 de abril de 2011

Cómo me introduje en el sexo anal

El sexo anal es una de mis prácticas preferidas. Pero hay que hacerlo bien.

¿Cómo me introduje en él? Sin pensarlo, sorpresivamente. En una de mis primeras relaciones sexuales (aún con la misma persona, con quien tuvimos una relación meramente sexual durante un par de años), después de varias semanas sin vernos, en medio del sexo que me tenía a mí en cuatro mientras él me cogía y me daba alguna nalgada, me preguntó: ¿alguna vez te hicieron la cola?

'No', le contesté entrecortado por la respiración agitada y el placer del sexo que me seguía dando. 'Pero no', le dije sin detenernos.


'Sssshhhh' me hizo y se salió. Acarició mi cola, abrió un poco y volví a insistir: 'no'. Pero mi 'no' con él nunca fue muy convincente. Con mi propia humedad mojó el orificio mientras lo acariciaba y lentamente apoyó su cabeza. No se lo impedí. Comenzó entrar, me dolía un poco. 'Ay, me duele', le dije y mojó un poco más. Y ahí entró con mucha facilidad y comodidad e inmediatamente comencé a gemir del placer. Era una sensación increíble. Se movía cada vez con más fuerza, hasta el fondo. Y mientras  lo hacía me masajeaba el clítoris. Hasta el día de hoy no hay forma que llegue más rápido al orgasmo que de ese modo: siendo penetrada analmente y estimulada por el clítoris.

4 comentarios:

  1. mmmmmmmmmmm a mi tambien me gusta hacerles exactamente lo que vos decis en este relato...
    esa es mi especialidad y relmente me encanta ver como gozan con esta practica
    muy buen blog
    un besooooo

    ResponderEliminar
  2. ACABAMOS D DESCUBIRI TU BLOG Y NOS ENCANTO YA LO SEGUIMOS BESOTES

    ResponderEliminar
  3. Me gusta el estilo de este blog. Si no te parece mal te enlazo y si te gusta el nuestro pues mejor que mejor. Besos.

    http://bioparbnbx.blogspot.com/

    ResponderEliminar